Mis alumnos

180725-sin título-001-3No es fácil trabajar en la Universidad. No pocos días llego a casa preocupada, enfadada, decepcionada… por todo lo que se decide y se mueve «detrás» de lo que se ve. Varias veces he llegado a clase con la cabeza en otro sitio y con un profundo desasosiego sobre la calidad de lo que hacemos.

Pero en clase siempre ocurre la magia: por una parte, en clase el protagonista es el saber, el pensar y el disfrutar de pensar, el conocimiento, y la privilegiada experiencia de compartirlo y crearlo juntos. Por otra parte, en clase veo ojos limpios, ilusionados, con toda una vida por delante y unas ganas inmensas de dar lo mejor de sí. Mis alumnos son lo mejor de mi trabajo; las clases son un oasis en medio de un campo de batalla que a veces es muy feo y cruel.

Llevo más de 20 años dando clase, y cada año empiezo el curso entusiasmada, deseando conocer a los que durante un año serán «mis personitas», las más importantes en mi trabajo, los que dan sentido a lo que hago y me ayudan a sacar lo mejor de mí.

Hay críticas constantes a la juventud y sus defectos en nuestra sociedad; pero yo me siento privilegiada por trabajar en contacto directo con gente joven, con gente que comparte mi pasión por la psicología, con la gente que va a construir el futuro. Y me tranquiliza verles; tenemos futuro, hay potencial, hay calidad, hay talento, hay bondad. Mi gente joven, mis alumnos, me renuevan cada año la esperanza en el ser humano.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s