Arrugas

180725-sin título-001-3-3Sonrío cuando me miro al espejo. Con cariño, con complicidad, intentando reconocerme en una imagen que va cambiando año a año… Me sorprende y me divierte ver los cambios que la edad va dejando en mi cuerpo, y también aparece un poco de vértigo, de nostalgia…

Sonrío cuando veo las arrugas de mis ojos, y recuerdo ¡tantas y tantas risas y sonrisas! Y sonrío al ver las arrugas de los labios y la boca, que me traen a la memoria los miles y miles de besos dados… y las de mi frente, que me hablan de grandes sorpresas, de no pocos enfados… Todas esas arrugas son mis recuerdos, son mi historia, son símbolo de lo  tanto y tan intenso vivido…

Y sonrío cuando veo mis piernas, que no son bonitas, ni delgadas, ni largas, pero que han andado conmigo miles de kilómetros, por donde tocaba cada vez, sin problemas, sin quejarse… y mis caderas, anchas, grandes, que me traen de cabeza cuando compro pantalones, pero que han sido una cuna estupenda cuando mis hijos eran aún más parte de mí que hoy…

Y así podría seguir con cada parte de mi cuerpo, y sólo siento agradecimiento, un gran agradecimiento. Mi cuerpo me sirve y me acompaña, me limita y me enseña; y ahora me pide que le cuide y que no haga tonterías, que ya va estando mayor… y estoy deseando cuidarle, porque mi cuerpo soy yo, y porque yo soy mi cuerpo, y me gusta, y me gusto…

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s