¿Siempre somos los buenos? Final

_DSC6511-2Última entrada de este tema, la más importante. La última manera de convencernos de que no es tan malo lo malo que le hemos hecho a alguien: deshumanizarle.

Dañar a una persona nos hace sentir mal a la mayoría de nosotros (¡afortunadamente!). Dañar a un atacante o a un agresor, no tanto. Y dañar a “algo” que no llega a ser tan persona como nosotros, definitivamente no nos hace sentir tan mal.

Todos los discursos que incluyen expresiones deshumanizantes son peligrosos para el pensamiento moral. “Ellos no sienten el dolor como nosotros”, “están acostumbrados”, “son de otra pasta”, “es un bestia”, “son como animales” (expresión que usa mucho Trump para hablar de los latinos)… En Ruanda los hutu que llevaron a cabo el genocidio llamaban a los tutsi “cucarachas”; los terroristas del ISIS quieren eliminar a los “impíos” o impuros, Hitler hablaba de la raza superior… y tantos y tantos ejemplos… Para dañar, necesitamos quitarles la categoría de ser humano.

Todos humanos. Todos personas. Todos iguales. Así será más fácil respetarse.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s